A la mañana siguiente, el Dr. Steve me presento a otra de sus colegas, la Dra. Collins, quien reemplazaría las labores de la Dra. Knovsky, ya que la habían derivado al departamento de "Tecnología Espacial", luego de una breve conversación con la Dra. Collins, nos dirigimos al departamento de desarrollo nivel 20.

Después de 4 horas y media de trabajo de investigación, el Dr. Steve y yo, fuimos a lo que denominaban ellos como "La Cocina"; no era más que una gran cafetería en el nivel 18 del departamento de desarrollo, donde tuvimos un suculento almuerzo.

Luego de disfrutar nuestro momento de "break" regresamos a las labores. Yo me dirigí al nivel subterraneo 21, ya que aun tenía la curiosidad de saber a ciencia cierta, qué era lo que había visto el día anterior, y como hacía unos días, me habían entregado una tarjeta con la cual tendría acceso a la información que necesite para la investigación que realizaba con el Dr. Steve, tome el elevador y me dirigí al nivel 21 subterraneo.

Al salir del ascensor, pude observar una gran estructura que sujetaba a una especie de nave, se parecía mucho a un plato, solo que un poco más ancho, me fui acercando y una persona me llamo y me dijo: "Esta es un área restringida, ¿cómo has entrado?" mientras se acercaba a mi rápidamente; yo ni siquiera lo miré, tan solo levante mi brazo derecho y le mostré mi tarjeta.
"Disculpe, señor" me dijo, y yo le pregunte, "¿Qué es eso?" señalando a la estructura en forma de plato; el me dijo: "Es una nave espacial que se estrelló en 1947, denominado el Hallazgo Roswell" y añadió: "Es información clasificada, pero veo que usted necesita la información" señalando mi tarjeta.

Sin tomar mucha importancia de sus palabras seguí caminando y me detuve justo abajo de la nave, medía más o menos unos 8 metros de diámetro y tendría una altura desde su base de unos 2 metros y medio; me voltee y enseguida le pregunté: "¿Cómo puedo ingresar a la nave? es necesario tomar datos de su interior", el me contesto: "para ingresar, debe usted pararse justo en frente de la nave llevando este aparato", seguidamente me entrego un dispositivo pequeño, parecido a un llavero cuadrado con bordes redondeados, del mismo material de la nave, pero de color dorado.

Me pare frente a la nave con el dispositivo y luego de 3 segundos, mi cuerpo empezó a flotar hacia la nave, podía moverme pero parecía que la nave había anulado la gravedad en mi, y la había revertido con el fin de atraerme a ella, casi llegando a la parte superior de la nave, se abrió una escotilla, a la cual ingresé.

Simplemente no podía creer lo que había dentro de la nave, me quedé estupefacto, y reconozco que me temblaban las piernas; era algo que ni siquiera en mi imaginación había visto.

Tags: El Area 51
Reacciones:

1 comentario:

  1. es una historia muy entretenida que te hace pensar que el mundo que conocemos es totalmente diferente de lo que creemos pero estoy seguro que algunas cosas son tan inimaginable que no es comparado con esta historia, quizá algún día la verdad salga a flote y quizás la verdad traiga conocimiento

    ResponderEliminar

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!