Después de saludar al Dr. Steve y a la Dra. Knovsky, nos dirigimos al nivel 19 del área de desarrollo, en el cual empezamos a examinar elementos que ellos llamaban "fósiles", le decían así ya que tenían más de 5 años en investigaciones, entonces les pregunté: ¿De dónde habían salido esos trozos de material? ellos contestaron que no pueden dar muchos detalles, pero lo que me podían decir es que, hace algunos años "algo" cayo desde fuera de la tierra y que lo estaban examinando para ver sus propiedades.

Yo no les creí, era obvio, el material tenía un gran parecido a la cerámica, solo que tenia un color plateado radiante, y estaba fragmentado, parecía más restos de alguna estructura que se había roto.

Luego de largas horas analizando los restos con algunos aparatos medidores de ondas, campos y demás, me enviaron a lo que sería mi oficina.

Ya dentro, empecé a seguir con la investigación acerca de campos y ondas que tanto le había sorprendido al Dr. Steve, en una de las pruebas, escuche un ruido muy fuerte fuera de la oficina, al segundo, el Dr. Steve y la Dra. Knovsky entraron rápidamente y me dijeron:"¿Qué hiciste?", yo asustado, les dije que había cambiado la polaridad del campo de un solenoide, y que lo había hecho girar con la ayuda de una herramienta extraña que había encontrado.

Asombrados, los doctores, me dijeron que repita el experimento, un poco temeroso les hice caso, y volví a escuchar aquel sonido fuera, el la Dra. Knovsky salio corriendo y diciendo "ya vuelvo", el Dr. Steve me explico que había hecho un descubrimiento, el primer día de trabajo, me dijo que al invertir la polaridad del solenoide y moverlo, había creado lo que denominaban ellos una pseudofuerza parecida a la gravedad y que al estar tan cerca del material que estaba revisando hace un rato, había reaccionado invirtiendo la gravedad en toda la linea de espacio que existía entre el solenoide en movimiento y el material en el otro cuarto; y que el ruido se producía porque el material que estaba fuera de la oficina, arremetía contra la pared al ser atraída por la pseudogravedad que se generaba en el punto medio entre el solenoide y el material.

Atónito, me llevaron a la oficina principal del Área de desarrollo en el piso 22 subterraneo, en donde una persona me entrego una tarjeta y me dijo que desde ese momento era miembro completo del Área de desarrollo y que al igual que la Dra. Knovsky no me restringirían la información que solicite para realizar alguna investigación.

Al salir de la sala, ya tarde, pude observar por una rendija del ascensor mientras éste subía, una gran estructura de forma de plato, del mismo material que había estado investigando, con ese brillo plateado brillante, en el piso 21 subterraneo.

Al llegar a la superficie del área de desarrollo del área 51, todos regresamos a nuestras respectivas habitaciones, sin embargo yo no dejaba de pensar en lo que había visto, y me preguntaba que si tantos rumores de tecnología extraterrestre eran ciertos.

Tags: El Area 51
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!